Detalle prensa

3-09-2019

Noticia

88ª Asamblea Anual: Interpol en Sudamérica

​Además de su sede principal en Lyon, Francia, Interpol cuenta con 7 oficinas regionales, entre las que se incluye una para Sudamérica. Con un equipo liderado actualmente por un integrante de la PDI, ésta última también será parte de la 88ª Asamblea General a celebrarse en Chile, en octubre de este año.


En el marco de la realización de este macro evento policial, el jefe de la Oficina Regional Buenos Aires, prefecto Jaime Ansieta se refirió a diversos tópicos que permiten conocer sobre este equipo desplegado en Buenos Aires, que tiene entre sus funciones velar por la aplicación de los distintos programas de Interpol en la región y de las resoluciones de la Asamblea General.

“Las Oficinas Regionales fueron concebidas para facilitar el trabajo policial ante la presencia de delitos que traspasan las fronteras territoriales. Por consiguiente, son responsables de levantar las necesidades de los países en materias tales como capacitación, búsqueda de información, coordinación, difusión y notificación, a objeto de entregar la colaboración pertinente” –precisó.

En América del Sur se ubican 12 de los 194 países miembros de Interpol: Argentina, Paraguay, Colombia, Brasil, Venezuela, Guyana, Perú, Bolivia, Uruguay, Surinam, Ecuador y Chile.  En cada uno de ellos existe una Oficina Central Nacional (OCN) que se coordina con la representación regional.

El equipo de trabajo que se desempeña en la sede ubicada en Buenos Aires, cuenta con personal administrativo, técnico, analistas que son contratados por Interpol y personal policial puesto a disposición de la organización por los países miembros. A ellos hay que sumar el equipo que integra el “Centro de Comando y Coordinación” (CCC).

En el caso de Chile, además del prefecto Ansieta, cuatro integrantes de la PDI se desempeñan en esta oficina. Cada uno de ellos es responsable, en la región, de los temas relacionados con terrorismo; narcotráfico y migraciones; tráfico de armas y organizaciones criminales, y robo de vehículos. Su trabajo “posiciona a Chile como un país responsable, involucrado y comprometido en el combate contra el delito trasnacional; como así también, dispuesto a coordinar con los países por la seguridad de nuestras fronteras y de nuestra región”, aseveró el jefe de la Oficina Regional Buenos Aires.

Además, y desde una mirada estratégica, “permite acortar las brechas con los 12 países de la región; interiorizarse de primera fuente sobre las distintas estrategias dispuestas por Interpol en la lucha contra los delitos transnacionales y sobre  la evolución de los distintos delitos que ocurren a nivel internacional. En definitiva, estar más preparados, como país ante los nuevos fenómenos delictivos”, agregó.